1357. Interacciones fármaco alimento. Parte II.

26:04
 
Bagikan
 

Manage episode 341663720 series 1460031
Oleh María Merino Fernández ditemukan oleh Player FM dan komunitas kami — hak cipta dimiliki oleh penerbit, bukan Player FM, dan audio langsung didapatkan dari server mereka. Tekan tombol Berlangganan untuk mendapat setiap pembaharuan di Player FM, atau salin URL feed ke aplikasi podcast lainnya.
Seguimos con las interacciones fármaco-alimento:
- Cefuroxima axetilo (Zinnat)
Los alimentos favorecen la absorción de la cefuroxima axetilo. Se desconoce a través de qué mecanismo.
Para aumentar la biodisponibilidad del antibiótico se recomienda administrarlo juntamente con alimentos.
- Etanol
La ingesta continuada o puntual de alcohol, habitual durante las comidas de la cultura occidental, puede provocar también la inhibición o la inducción de ciertos fármacos, especialmente de la mayoría de los que actúan sobre el sistema nervioso central. De hecho, el alcohol interacciona con casi el 50% de los medicamentos más dispensados en la oficina de farmacia (psicofármacos, analgésicos, anticoagulantes, antihipertensivos, antihistamínicos). Muchos de estos fármacos son EFP (p. ej., los antigripales).
Es importante desaconsejar la administración conjunta de alcohol mientras dure el tratamiento, así como tener un mayor cuidado en el manejo de maquinaria o vehículos.
- Fenilpropanolamina (presente en algunos preparados antigripales)
El efecto hipertensor de la fenilpropanolamina puede resultar potenciado por el efecto de la cafeína. La fenilpropanolamina puede también aumentar significativamente las concentraciones plasmáticas de la cafeína. Existe el peligro de crisis hipertensivas y hemorragias intracraneales.
Deben evitar el uso de este fármaco los pacientes vulnerables, como los hipertensos (atención a los antigripales EFP como Aspirina Complex y Vincigrip) y evitar la cafeína.
- Furosemida (Seguril, Salidur)
No se conoce el mecanismo de acción, pero la administración de furosemida conjuntamente con alimentos disminuye su biodisponibilidad.
En caso de inicio del tratamiento, hay que recomendar la toma de furosemida en ayunas. Si no es así, no modificar la pauta de administración.
- IMAO (Inhibidor de la monoaminoxidasa o un tipo de antidepresivos)
Cuando hay interacción de cierto grupo de alimentos con los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) se trata de una interacción farmacodinámica.
Los fármacos IMAO son un grupo de sustancias que tienen en común su capacidad de bloquear la desaminación oxidativa de aminas endógenas como la noradrenalina y la adrenalina y también la serotonina y la dopamina. También inhiben la metabolización de la tiramina, histamina, betafeniletilamina y triptamina tanto de origen endógeno como ingeridas a través de la alimentación. Podría ocasionarse una crisis hipertensiva a causa de la interacción entre aminas biógenas contenidas en ciertos alimentos (tabla 1) en el caso de una administración conjunta con alguno de estos fármacos.
Como consecuencia de la interacción pueden aparecer crisis hipertensivas que pueden ser graves e incluso provocar la muerte por hemorragias intracraneales. Otros posibles síntomas son midriasis, dolor de cabeza, diaforesis, palpitaciones, y nauseas.
La medida más adecuada es restringir la ingesta de ciertos alimentos que pueden aportar una concentración variable de estas aminas.
- Quinolonas más derivados lácteos
Ciprofloxacina (Baycip) y norfloxacina (Noroxin) forman quelatos con el calcio si se administran conjuntamente con lácteos. Se interfiere en su absorción y la biodisponibilidad será también mucho menor.
Se recomienda no administrar estas quinolonas con derivados lácteos ni ingerir lácteos hasta 2 horas después de la administración del medicamento. Con ello se respetará la eficacia antibacteriana de los fármacos.
- Tetraciclinas
La administración conjunta de tetraciclinas (Bristaciclina dental) con leche o derivados lácteos es una interacción ampliamente conocida. A causa de la formación de quelatos con el calcio la absorción del fármaco es mucho menor con estos alimentos. Dicha interacción se produce también con otros alimentos que contengan calcio. La doxiciclina (Vibracina) y la minociclina (Minocin), mucho más actuales, interaccionan mucho menos con estos alimentos (se reduce su biodisponibidad en tan sólo un 25-30%).
Se deben evitar los lácteos al administrar tetraciclinas. Las tetraciclinas de acción prolonagada (minociclina y doxiciclina) son, además, de elección por ser tratamientos largos. Es preferible la administración del fármaco en ayunas, ya que la quelación puede ser también con otros cationes divalentes distintos del calcio y que se hallen presentes en la comida.
- Zumo de pomelo más fármacos
La administración conjunta de ciertos fármacos con zumo de pomelo provoca un incremento significativo en la concentración plasmática de muchos de ellos. Ello es debido a la supresión de la enzima CYP3A4 del citocromo P450 en la pared del intestino delgado, lo que provoca una disminución del metabolismo de primer paso. Ello implica un aumento en la biodisponibilidad y concentraciones plasmáticas más elevadas de los sustratos de esta enzima. En algunos fármacos se pueden encontrar incrementos en el área bajo la curva y la concentración máxima de más del 70%. Hay que añadir a esto que la administración a largo plazo del zumo de pomelo no disminuye la magnitud de la interacción ni se desarrolla tolerancia.
Los componentes que tienen una mayor probabilidad de ser los responsables de la interacción son los flavonoides y los derivados cumarínicos.
Son muchos los fármacos que interaccionan con el zumo de pomelo y pertenecen a distintas estructuras farmacológicas.
Los primeros fármacos que se estudiaron fueron antagonistas de los canales del calcio como felodipina (Perfudal), nifedipina, nitrendipina (Tensogradal), nisoldipina (Syscor) y amlodipina (Norvas); también en otros como diltiazem (Masdil) y verapamilo (Manidon).
En algunos casos, al aumentar la concentración del principio activo en sangre se puede aumentar la frecuencia de ciertos efectos secundarios que son dosisdependientes como, por ejemplo, un antiarrítmico como la amiodarona (Trangorex).
El incremento de las concentraciones plasmáticas tras la administración conjunta de un fármaco con zumo de pomelo puede ser una ventaja o un inconveniente. Sería una ventaja en fármacos en los que es difícil alcanzar la biodisponibilidad deseada, que son caros y que la pauta posológica requiere mucha frecuencia. Pero, por otro lado, no todos los pacientes reaccionan igual (amplia variabilidad interindividual). La administración conjunta con zumo de pomelo demandaría una complicada monitorización del fármaco o efectos adversos importantes en alguno de los fármacos. Por ello, se recomienda evitar tanto el pomelo como su zumo si se está llevando a cabo un tratamiento con algún fármaco de los antes mencionados. Con otros principios activos que sean extensamente metabolizados hay que evitar esta fruta, a menos que se haya demostrado para los fármacos una ausencia total de interacciones con el pomelo.*

2274 episode